Con el apoyo del Fondo para la Reforma de la Política de Drogas de la Tides Foundation de Nueva York, se desarrolló desde febrero de 2005 hasta febrero de 2006, con el objetivo de promover el intercambio, la colaboración y la cooperación recíproca entre activistas de diversas regiones, tendientes a la integración de redes y grupos de trabajo.

La principal lección aprendida ha sido la sinergia provocada por las alianzas y articulaciones, y que sólo un trabajo conjunto del movimiento internacional por la reforma de la política de drogas puede colaborar en alguna modificación a nivel global, lo que se vislumbra como condición necesaria para lograr cambios a nivel local.

Lea la entrevista a Martin Jelsma, experto holandés.